¿Cómo se diagnostica el Lupus con el uso de la placa de enfriamiento?

noviembre 16, 2022by Kalstein
YR446-Kalstein-K-1-300x300-1.jpg

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad inflamatoria autoinmune crónica, con un amplio espectro de síntomas, cuyo origen es multifactorial. La enfermedad se presenta con una morfología clínica diversa y diferentes manifestaciones orgánicas, que abarcan desde el lupus eritematoso cutáneo localizado, hasta la forma sistémica grave.

Con el objetivo de realizar el diagnóstico de los pacientes de manera estandarizada, se han definido criterios de clasificación de la enfermedad. Por una parte, se cuenta con las clasificaciones desde el punto de vista reumatológico, las cuales tienen como base las manifestaciones sintomáticas y que permiten la valoración de la afectación sistémica.

De igual manera, se ha establecido un criterio de clasificación desde el punto de vista dermatológico, que categoriza la enfermedad según la morfología de las manifestaciones cutáneas y en función de la agudeza. En este criterio tenemos, lupus eritematoso subagudo cutáneo, agudo cutáneo y crónico cutáneo. Dentro de este último se distinguen las variantes crónico discoide, lupus profundus y lupus tumidus. Luego, según el compartimento cutáneo afectado, la clasificación histológica puede ser lupus eritematoso epidérmico, epidérmico-dérmico, dérmico o subcutáneo.

Aspectos de interés para el diagnóstico de Lupus

Este trastorno puede ser difícil de determinar y no existe un análisis específico que permita diagnosticar. Para esto, se utilizan pruebas de laboratorio diferentes que permiten detectar cambios o condiciones en el cuerpo, que pueden ser ocasionadas por el lupus. Cada prueba aporta información sobre la enfermedad.  

Los análisis de laboratorio recomendados son proteína C reactiva, nivel de complemento, orina, anticuerpos antinucleares, anticuerpos anti ADN, anticuerpos anti SSA/Ro, anticuerpos anti Smith, anticuerpos antifosfolípidos. También se recomienda realizar biopsias de piel y de riñón.

La histología es un componente importante para confirmar el diagnóstico de este trastorno. Sin embargo, los cambios histopatológicos no pueden asignarse a un diagnóstico específico, debido a que los patrones inflamatorios, son similares en otras manifestaciones cutáneas. Por esta razón, no es conveniente extraer conclusiones únicamente a partir de los hallazgos histológicos. Es fundamental la correlación de los hallazgos clínicos e histológicos. 

Preparación de la muestra de tejido para el estudio histopatológico

Para confirmar la presencia de lupus cutáneo y descartar otra afección de la piel que puede causar síntomas similares, el profesional médico recomienda una biopsia de piel. Si el médico sospecha de afectación renal debido a los síntomas o detecta un resultado alterado luego de un análisis de orina, también recomendará una biopsia de riñón. 

El análisis histológico permite establecer el nivel de inflamación y cualquier otro daño en el tejido. Para realizar este estudio, se necesita la obtención y manipulación cuidadosa de la muestra de tejido, luego su fijación, generalmente en formol; después, la muestra debe ser deshidratada por medio de concentraciones crecientes de etanol y luego aclarada con xileno. Posteriormente, el tejido se infiltra con parafina, para luego ser incluido en un bloque de parafina, que permitirá que la muestra pueda ser cortada en un micrótomo.

Una vez que la muestra ha sido incluida en el bloque de parafina, el enfriamiento del mismo es esencial, para obtener secciones de tejido de buena calidad. Esto se realiza con un equipo denominado placa de enfriamiento, que constituye un dispositivo imprescindible en los laboratorios de histología. Un proceso de enfriamiento adecuado del bloque de parafina, facilitará la obtención de secciones de tejidos más delgados y evitará la aparición de grietas. Esto último puede promover la pérdida total de la muestra.

Placas de enfriamiento Kalstein

En Kalstein tenemos a la venta placas de enfriamiento de los modelos YR440 y YR446. Estos son dos modelos con dimensiones diferentes, que le permiten ajustarse a las diferentes necesidades del laboratorio. Los equipos Kalstein, poseen un críoplato adaptado a un compresor tipo inversor, que facilita un enfriamiento rápido. Además, están diseñados con un recubrimiento de teflón, que permite una fácil limpieza. También, ofrecen la posibilidad de ajustar la temperatura, mediante regulación digital y permiten el enfriamiento simultáneo de aproximadamente 96 bloques de parafina. Para mayor información sobre las placas de enfriamiento Kalstein, visite el enlace AQUI

Kalstein

PARIS

Sede

2 Rue Jean Lantier, 75001, Paris – France.
(+33) 1 78 95 87 89(+33) 7 60 83 92 83

sales@kalstein.eu

UBICACIONES

Estamos siempre cerca.



FACILIDADES

Métodos de pago y envios



Sigue nuestra actividad en las redes sociales

Mantente informado con todas las noticias de actualidad del sector.


EnglishFrenchSpanish
Abrir chat
Escanea el código
Hola
¿En que podemos ayudarte?