Características y cuidados de una estufa de laboratorio

octubre 18, 2021by Kalstein
ESTUFA.jpg

La estufa de laboratorio es un equipo empleado para secar y esterilizar recipientes de vidrio y metal. Existen básicamente dos tipos de estufa: las que operan mediante convección natural y las que operan mediante convección forzada.

Las estufas están compuestas por dos cámaras: una interna y una externa. La cámara externa está fabricada en lámina de acero, recubierta con una película protectora de pintura electrostática. La cámara interna por lo general está fabricada en aluminio o en material inoxidable para transmitir mejor el calor; posee un conjunto de estantes o anaqueles fabricados en alambre de acero inoxidable, para que el aire circule libremente, allí se colocan los elementos que requieren ser secados o esterilizados mediante calor seco. Se encuentra aislada de la cámara externa por un material aislante que mantiene internamente las condiciones de alta temperatura y retarda la transferencia de calor al exterior.

La estufa posee una puerta metálica que también dispone de su aislamiento térmico y está provista de una manija fabricada igualmente en material aislante, lo que evita que el calor del interior llegue a ser una amenaza para las manos del operador. La puerta está colocada sobre la parte frontal del cuerpo de la estufa, mediante un conjunto de bisagras que permiten su apertura logrando ángulos hasta de 180°.

La estufa moderna se controla mediante un módulo con microprocesadores desde el cual es posible seleccionar los parámetros de operación del equipo y sus alarmas, y programar la realización de ciclos o procesos térmicos, mediante los cuales se controlan no solo las temperaturas, sino también la forma como las mismas deben variar en el tiempo, a través de fases o etapas de calentamiento/enfriamiento –natural– o sostenimiento de la temperatura dentro de ciertos límites de tiempo. Las estufas operan normalmente desde condiciones de temperatura ambiente hasta los 350 °C.

El calor interno es generado mediante conjuntos de resistencias eléctricas, que transfieren la energía térmica a la cámara interna. Dichas resistencias se ubican en la parte inferior de la estufa. El calor dentro de la cámara interna se transfiere y distribuye mediante convección natural o convección forzada (estufa con ventiladores internos).

¿Qué cuidados debe tener una estufa de laboratorio?

Como todo equipo de laboratorio, la estufa requiere un cuidado especial y una limpieza periódica. Todas las operaciones de limpieza deben realizarse siempre con el equipo apagado y desconectado de la red. La limpieza periódica de la cámara interior, de acero inoxidable, evita la formación de residuos que afecten con el tiempo su estructura y funcionalidad.

Debes evitar introducir objetos oxidados o que puedan oxidarse en contacto con la cámara interior o la carcasa de acero inoxidable. Si se producen puntos de óxido en la superficie de la cámara de trabajo, éstos deben ser limpiados y pulidos de inmediato.

Las superficies metálicas de la estufa pueden limpiarse con productos de limpieza para acero inoxidable como por ejemplo agua jabonosa con un paño suave o gasa. Aclarar con agua destilada y dejar secar.

No deben limpiarse con productos de limpieza que contengan productos agresivos, estructuras de la estufa, tales como: el panel de mando, los módulos de servicio, así como otras partes de plástico.

En Kalstein somos FABRICANTES y ponemos a su disposición excelentes estufas de laboratorio a los mejores PRECIOS del mercado. Por eso le invitamos a echar un vistazo en el menú «Productos».

Kalstein

PARIS

Sede

2 Rue Jean Lantier, 75001, Paris – France.
(+33) 01 78 95 87 89(+33) 6 80 76 07 10

sales@kalstein.eu

UBICACIONES

Estamos siempre cerca.



FACILIDADES

Métodos de pago y envios



Sigue nuestra actividad en las redes sociales

Mantente informado con todas las noticias de actualidad del sector.


Product Enquiry

EnglishFrenchSpanish
Abrir chat
Hola
¿En que podemos ayudarte?